No nos pongamos límites

limitesPorque nos pasamos la vida así, poniéndonos límites cuando en realidad no los hay más allá de nuestra imaginación. Por desgracia nuestro entorno social no suele ser muy amigo de la imaginación, como si se tratase de algo infantil (qué tiene de malo lo infantil bien llevado) o como si se alejase de la realidad (cuántas veces pagaríamos por estar lejos de la realidad).