Cuando la pasión se alía con el talento

willy

Quizás la pasión es uno de los sentimientos más injustamente tratados ya que cuando uno quiere transmitir “con pasión” lo que siente y vive parece infundir en los oyentes una reacción más de sorpresa, incertidumbre o escepticismo que de transmisión de la pasión en si. El que habla con pasión suele ser escuchado con extrañeza. Muchos creativos sabrán a lo que nos referimos.

Cuando alguien con sólo 15 años entiende la vida como un espacio precioso que nos ha sido entregado cual lienzo en blanco, para disfrutarlo y llenarlo con todo lo que nuestro talento y emociones nos dicen, es cuando muchos piensan: “vaya … ¿y yo qué hacía con 15 años?”.

Es obvio que lo que Internet y las herramientas tecnológicas nos ofrece hoy día abre un abanico de posibilidades del que no se detecta límite, pero las herramientas siempre son el medio y nunca el fin. Escasas personas en el mundo son capaces de pilotar un Fórmula 1 cuando no hay vehículo más extraordinario, de ahí que la máquina sea importante pero el ser humano que la maneja es esencial.

photo
FanArt de Eren de “Ataque a los Titanes” creado por Willy

Podemos tener talento y no saberlo o saberlo y no tenerlo ya que si no sabemos usarlo, es como ignorarlo. Y la pasión es el catalizador que nos puede posicionar de cara frente al talento y permitirnos, incluso sin ayuda, despertarlo y empezar a conocerlo y mimarlo para usarlo a nuestro uso y disfrute, que por algo nos ha sido entregado.

Pero las personas no vivimos aisladas y menos a esas edades, nos movemos inmersas en un equilibrio complejo entre lo que deseamos hacer atendiendo a nuestra madurez y lo que nuestros progenitores y educadores creen que debemos hacer atendiendo a sus ideales.

Los hijos jamás deben ser el reflejo de la frustración de una padre o una madre. Los años del “estudia empresariales, que si entras en el banco podrás jubilarte allí” han quedado olvidados en el tiempo, por suerte, o así debería ser. Hoy día los padres y educadores deben estar comprometidos, me atrevería a decir que obligados, a acompañar a los adolescentes en su desarrollo pero jamás inducirles o influenciarles en elegir. Digamos que es un modelo mucho más cercano a las sesiones de coaching que a la educación tradicional.

Spiderman---final
“Spiderman sobre Manhattan”. FanArt creado por Willy

Porque si tenemos talento y tenemos pasión, el resto viene en el paquete. Y ese paquete puede ser, a futuro, el mejor regalo que tengamos. El error mayor que puede cometer un adulto al educar es prohibir algo por desconocimiento propio, no sólo porque eso le tilda de inconsciente e incapaz para educar sino, sobre todo, porque puede condicionar la evolución de un talento y su lugar en un futuro en el que ese educador ya no estará.

Por suerte se nos regaló el don de la palabra y el entendimiento y si como adultos desconocemos algo debemos ser capaces de acudir a alguien para que nos ilumine, pero jamás debemos provocar rechazo para ocultar nuestro desconocimiento. Cuántas veces hemos vivido un “hijo deja de preguntar, qué pesadito eres” o “estudiar dibujo?, quítatelo de la cabeza, estudia algo que te sirva”.

La iniciativa forma igualmente la esencia de la persona con talento y pasión. Las ganas de hacer cosas sin que nadie nos incite a ello, sólo por pura curiosidad, placer y disfrute. Pero la iniciativa más apreciada es aquella que, además, aporta creatividad, como el hecho de solicitar un post escrito y, atendiendo a la inquietud e ilusión de uno mismo, crear un vídeo por pensar que es el camino más idóneo para transmitir de forma óptima lo solicitado. Y ello potencia, sin duda, la propuesta del solicitante:

Y no olvidemos lo vinculante: saber gestionar el desconocimiento. Para el ser humano, no saber es innato de ahí que sea una postura natural. Pero los tiempos y la estupidez acumulada del adulto hacen que muchos se conviertan en seres temerosos de ser identificados y tildados como “no conocedores de todo”, una postura absurda pero muy real. Incluso el sistema educativo permite sin límite la burla sobre la pregunta en lugar de fomentarla.

Charas
“Charas”, FanArt creado por Willy

El gran valor de saber gestionar el desconocimiento se sustenta sobre la acertada elección entre los dos caminos divergentes que de él parten: la curiosidad y miedo.

La curiosidad es otro de los dones entregados al ser humano ya que gracias a ella el mundo es mundo y es el desencadenante de la individualidad cognitiva, del ímpetu por conseguir contando sólo con uno mismo y aprovechando lo que uno es y hace.

Vivimos en un país donde, por desgracia, el camino del miedo mora en los modelos educativos, en el tejido empresarial y en el marco social, consecuencia de años y años de querer mostrarnos como no somos en realidad y obligarnos a adquirir el maquillaje socio-empresarial como línea de vida por miedo al “qué dirán”.

La vida es mucho más simple que todo esto y, sobre todo, no es maquillaje. Nacemos sin aditivos para ser felices y disfrutar de los poquitos años que duramos en este mundo, teniendo en cuenta que cualquier olivo o vulgar pedrusco está sobre la Tierra muchos más años que nosotros, y eso que nos consideramos los dueños y dominadores del mismo.

El talento y la pasión nos convierten en seres poderosos, convencidos de nuestros ser y de lo que somos, conscientes de nuestras capacidades y sabedores que venimos para irnos pero con la inquietud de dejar algo que merezca la pena, aunque sea sólo nuestro paso por este azul puntito del Cosmos. Cuando uno sabe exactamente quién es y dónde está, el resto del mundo le rodea cual satélites a la espera de nuestro ser creativo. Estamos aquí para ser, no para parecer.

Porque cuando la pasión se alía con el talento sólo cabe sentarse a disfrutar.

WILLY-F

WILLY-Y WILLY-T

Si te ha gustado lo que has leído, por favor compártelo en tus redes sociales.

Espero tus comentarios y no olvides suscribirte a mi blog.

Gracias !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *