No confundas calidad con cantidad

cantidad

Aunque parezca mentira, sí se confunde y mucho pero suele suceder sólo cuando te afecta directamente, como casi todo en esta vida. Estar comandado por una sinergia entre egocentrismo y egoísmo es una carga demasiado grande de ego para una sola persona que diseña, por acumulación, un tejido empresarial temeroso, débil y arcaico.

¿POR QUÉ ERES TAN NECIO?

Si eres empresario tu primera y más seria responsabilidad es velar por la productividad de tu empresa, porque tu familia y la de tus empleados van en ello. Entonces, ¿por qué eres tan necio de no entender que hacer muchas horas no es sinónimo de productividad? ¿Por qué piensas que el movimiento abundante y constante de personas, papeles y teléfonos van relacionados con el rendimiento que sacas a tu negocio?

La necedad no es un insulto, es simplemente una actitud humana en la que uno reitera y reincide en sus errores de forma sistemática demostrando su falta de inteligencia. Ojo, es todo muy digno, cada uno es dueño del desarrollo de sus capacidades. Pero a la vez, es muy triste y preocupante porque es una situación que lleva décadas enquistada y a la que no se pone solución.

Seguimos en la vanguardia como país de Europa en el que más horas se trabajan y el que menos produce. Todos los que no entiendan semejante discordancia deberían tener vetado el derecho a tener una empresa porque la están condenando de base.

¿POR QUÉ SIGUES ABONADO AL MIEDO?

¿Por qué te da tanto miedo que alguien piense que desconoces temas relacionados con tu sector? ¿Por qué piensas que debes saber de todo si no das abasto con el conocimiento de lo tuyo? ¿Por qué reprimes el acto de ser asesorado por terceros si es lo que haces cuando te duele una muela o cuando reformas tu casa?

Si tus empleados necesitan más de 8 horas para realizar las tareas de tu empresa lo estás haciendo mal. O has contratado gente poco capaz o no eres capaz de entender la estrategia, organización y planificación empresarial. Ponte las pilas o no podrás ponerte de nuevo en movimiento.

¿Te has preguntado por qué hay empresas de tu sector que cierran a las 15 de la tarde y son mucho más rentables que la tuya cerrando a las 20 tras 12 horas de trabajo, o te miedo saberlo? ¿Por qué con el paso de los años se ha ido dilatando el tiempo de tus tareas, las mismas tareas, hasta condicionarte tu día a día?

Es curioso escuchar a decenas y decenas de empresarios decir «hoy día estamos trabajando 3 veces más que antes para ganar la mitad de lo que ganábamos». ¿Otra vez nos abonamos a la necedad? ¿Cómo quedamos? ¿Quieres que tus empleados trabajen cada vez más pero dejas constancia que trabajando tres veces más que antes ganas la mitad?. No te aclaras, verdad.

Si el miedo te consume debes elegir: ir a por todas y despegar o esperar que el miedo arruine tu empresa.

HONESTIDAD

Y mientras no seas honestos contigo mismo, esto no va a funcionar. Mientras pienses que eres el «crack» de tu sector porque tu empresa no cierra ni al medio día, estás en riesgo de desaparecer. Mientras contrates mano de obra por precio en lugar de profesionales cualificados por competencia, mantienes tu negocio en quebranto funcional.

Porque mientras sigas confundiendo calidad con cantidad, mientras no entiendas que la empresa, para salir de la crisis necesita, como punto de partida, trabajar por calidad de hora y no por cantidad de horas, esto no va a funcionar.

Y a tu lado, en tu mismo sector, en tu mismo rango de empresa, hay muchos que han reducido su miedo y están entendiendo que la única forma de dejarte atrás es adaptándose al medio y entendiendo que calidad y cantidad, no tienen nada que ver.

¿Me pipeteas en tus redes? gracias