¿Por qué necesitas acompañamiento digital?

acompañamiento2Cada día que pasa, tu empresa está sometida a más factores externos que tienen que ver con Internet, la visibilidad de marca y la comunicación digital. La gran mayoría de tus clientes potenciales llevan un smartphone en el bolsillo. Y atento, la gran mayoría de tus clientes fieles, también.

Pensar que tu empresa no necesita ser escalada a un plano digital es faltar a la visión estratégica y a los propios principios de crecimiento de tu negocio al escapar de la evolución del mercado. En la gestión actual del tiempo parece que los plazos han perdido su condición de corto, medio o largo porque todo va a una sola velocidad: la de vuestro cliente. Y esa velocidad es un clic.

Sabes perfectamente de qué estoy hablando. No hay duda que tienes talento porque para levantar una empresa y sostenerla, hay que tenerlo y usarlo. Pero el talento es algo más y no es todo lo que hay. Ser capaz de entender con conciencia te proporciona la posibilidad de adaptarte a medios cambiantes y, con ello, consolidarte y ser sostenible.

Todos tememos al cambio porque nos extrae de nuestra zona de confort y nos enfrenta a lo desconocido. Anticiparnos a él en clave de comprensión nos aporta un control preventivo que nos prepara para recibir ese cambio. Pero si el cambio es constante ¿cómo hacemos para estar siempre preparados?

Cuando somos niños, nuestros padres nos acompañan a sitios a los que no podemos acceder y en situaciones a las que no estamos preparados para hacer frente. ¿Por qué de adultos invalidamos esa propuesta de crecimiento? Obviamente ya no es a nuestros padres a quién nos referimos pero sí seguimos haciendo referencia a un acompañamiento que se antoja muy necesario y, en ocasiones, vinculante.

No estar acostumbrado al acompañamiento no significa que no exista o que no sea necesario. Y cuando hablamos de servicios digitales el acompañamiento adquiere un valor especial ya que el «vender y desaparecer» no tiene cabida en un mercado en constante y frenético crecimiento, aunque siga habiendo infinidad de ejemplos de ello y el sector no entienda aún el acompañamiento como base funcional.

¿Y por qué sé que necesitas acompañamiento digital? Porque no lo tienes, así de simple y claro. Porque si analizas el posicionamiento digital de tu negocio es la conclusión a la que llegas. Y si adviertes que incluso el concepto de posicionamiento digital se te hace extraño, debes frenar y pensar en ello.

A ver, sé honesto contigo mismo, ¿eres de los que aún ven Internet como algo futurista? Con todos mis respetos hacia ti, que son todos y máximos: eso es inadmisible. Nadie que quiera prosperar como profesional o gestionar un negocio puede evadirse de lo que Internet, el Social Media y la Comunicación, entre otros modelos de dispersión, representan para el posicionamiento profesional del siglo XXI.

Si has sido honesto, te toca mover. Rompe con esa brecha y busca acompañamiento.

Fíjate que no te digo si necesitas esto o aquello, no te incito con el clásico «si no tienes web no existes», ni siquiera te digo que necesitas tener Facebook o Pinterest. Porque no es cuestión de ofrecer productos, esto no es una carrera comercial. Me dirijo a ti como profesional y responsable de un negocio y/o empresa con la necesidad imperiosa de ser y mantenerse visible. Y para ello debes detectar, identificar, reconocer, procesar, activar y solventar tus necesidades.

Los procesos que implican crecimiento y desarrollo basados en un cambio sostenido están siempre necesitados de acompañamiento por varias razones:

  • es un cambio cultural, lo que implica de base un proceso de comprensión y asimilación que conduce al cambio
  • asentar ese nuevo conocimiento y situación va siempre ligado a un tiempo que no debe alterarse ni forzarse bajo ninguna circunstancia
  • la presión del día a día unida al acomodamiento hace que se pierda intensidad, inquietud e interés muy rápido
  • el aporte de iniciativas, ideas y creatividad debe ser constante y el empresario no siempre está preparado
  • el aseguramiento funcional se basa en poder acudir siempre al acompañamiento en previsión de dudas y quebrantos
  • no es un proceso comercial puntual (compra/venta) sino un modelo de crecimiento, visibilidad y diversificación
  • no entender su necesidad es quedarse fuera del espectro empresarial de crecimiento

La empresa actual, en su proceso de adaptación a un entorno cambiante y vertiginoso, con un cliente más informado y exigente que nunca y una densidad de competidores de mercado mayor y más preparada, debe sentir la necesidad de ajustar su frecuencia a la del entorno en que se desarrolla.

Sin duda eres sensible y consciente que cuando aparece una novedad en tu sector, es prioritario hacerte con su conocimiento para no perder competitividad ya que obviarla puede afectar a tu posicionamiento de mercado. Esta actitud la tomas, sin duda, como estratégica y dotada de prioridad, de ahí lo de «estar al día». ¿Percibes la importancia de adaptarte al ecosistema digital? Si no la percibes, necesitas información y formación orientada a detección y asunción de necesidades. Y si la percibes necesitas consolidación de conceptos, activación y estrategia. Pero en ambos casos necesitas acompañamiento.

Si dejarte acompañar se te antoja extraño porque eres adulto es que no te has detenido a evaluar tus limitaciones. La necesidad de conocimiento en empresa es una decisión estratégica y vital. Lo que acompleja y condiciona es el desconocimiento cuando hay necesidad de cambio y la ausencia de acción para solucionarlo. Si enseñamos a nuestros hijos es porque entendemos que necesitan aprender lo que no saben para desarrollarse y adquirir seguridad. ¿Qué te hace pensar que como adulto no necesitas lo mismo?

¿Y por qué nos sentimos legitimados a enseñar a nuestros hijos? No es porque sean nuestros, no nos equivoquemos, es porque pensamos que estamos capacitados para hacerlo, porque tenemos el conocimiento y la experiencia precisos para aportarles valor. Acógete a tu propio ejemplo y aprende, es simple y sencillo de entender porque ya lo has experimentado.

Vivir en ambientes falaces por miedo a mostrar que no sabes es contraproducente para ti y tu ecosistema profesional mientras que conocer tus propias limitaciones es el catalizador de tu crecimiento. Aparentar sólo transparenta más, si cabe, tu desconocimiento. No te engañes a ti mismo o serán los demás los que acabarán haciéndolo para conseguir ellos sus objetivos. Un ejemplo, ¿sabes qué es el Marketing de Atracción? ¿No? Lee y verás como sientes que necesitas acompañamiento.

dilbertUn hijo frente a un padre. Pues como profesional es lo mismo, tienes ante ti a una persona formada y experimentada en una faceta que tú necesitas conocer. ¿Crees realmente que poner trabas a ese impulso para defender un ego te convierte en mejor persona o mejor profesional? Si sigues pensando eso, te recomiendo que lo analices con detenimiento, sino el mercado te pondrá en un escenario de obligación en el que no tendrás otra salida que analizarlo. Y es probable que en ese momento, ya te falte tiempo.

Ser proactivo en procesos de crecimiento continuo y en temáticas tangenciales a tu negocio pero estratégicas para él, demanda acompañamiento. La definición de objetivos te permitirá trabajar con los tiempos y recursos que tengas enfocándolos en ese horizonte futuro, pero tú como empresario o profesional no puedes hacerlo solo. El éxito de los equipos multidisciplinares es la lealtad a las disciplinas y el compromiso recíproco de competencia de quienes las desempeñan.

Igualmente tú y tu negocio. Es tu momento para hacer un cambio de vía y adquirir conciencia que dejarte acompañar es tu nuevo valor profesional.

¿Me compartes? 😉

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *