Sé S.M.A.R.T. para ser diferente

smartVivimos en una sociedad altamente competitiva, regida por un sinfín de estándares no escritos cuyo origen se diluye en los albores del tiempo y de los que nadie recuerda su procedencia. Estándares que, por sistema, nos muestran aspectos de la empresa elevados a los altares de la necesidad y urgencia que, bien analizados, se muestran extrañamente poco trascendentes frente a los que en realidad obviamos. ¿Eres de los que siguen esas normas?