Clubhouse

Clubhouse, conversaciones que enriquecen

Siempre que pensamos que ya está todo inventado o que nada puede sorprendernos, aparece una novedad que nos devuelve a la realidad de un mundo donde de forma recurrente, la creatividad sigue dando sus frutos. Hoy quiero hablar de Clubhouse, la nueva app de comunicación relacional por voz donde las conversaciones, enriquecen.

Las redes sociales, al margen de sus valores incuestionables y como todo en esta vida, tienen también su lado oscuro.

Estos espacios nos dan una sensación de control, de dominio, de poder.

Nos parecen espacios donde podemos volcar cualquier cosa que deseemos hasta que nos damos cuenta de que, en ocasiones, mostramos hasta lo que no queremos mostrar.

Para muchos, consciente o inconscientemente, son repositorios del ego y las «ganas de aparentar», lugares donde sentir satisfacción personal al pensar que ejerces reconocimiento e incluso envidia de los que te ven.

Y tampoco podemos culparnos ya que la necesidad de reconocimiento es una necesidad primordial del ser humano, aunque algunos consigan no exteriorizarla.

¿Y qué ocurre cuando no hay imágenes que compartir o vídeos en los que mostrarnos? ¿Se nos complica la comprensión sobre la funcionalidad de una red social o es que solo nos vemos capaces de ser relevantes con este tipo de contenido?

¿Qué sucede cuando estás «solo ante el peligro», frente a un grupo de desconocidos, con la palabra como única herramienta y palanca de valor?

¿Cómo nos influye y afecta una red social donde el objetivo no es el «postureo» sino el intercambio de información y conocimiento, el contraste de ideas, la generación de criterio y la búsqueda de conocimiento?

Pues aquí está Clubhouse para responderte a estas preguntas.

¿Y qué me ha llamado la atención de esta app?

SU SIMPLICIDAD

Para mí en particular, ha sido un descubrimiento de interés ya que pocas veces una red social me ha puesto delante un objetivo tan claro a nivel funcional: conversar para compartir.

SU DINÁMICA

El sentido intuitivo de su funcionamiento, accedes a la app, buscas y entras en una sala cuyo contenido te interese, escuchas las conversaciones, pides la palabra y hablas. Podría ser más enrevesado pero nunca más usable.

SU VERSATILIDAD

Dentro de lo simple que es, ofrece todas las opciones que uno necesita para participar. Puedes crear tu propia sala e invitar a personas o puedes esperar que las personas que navegan, se incorporen a ella. Por igual, puedes programar la sala para generar tiempo en el que crear interés previo.

SU SENCILLEZ

Su manejo es intuitivo y con unos minutos de navegación y prueba, te haces enseguida con la propuesta funcional. No requiere un esfuerzo de planificación previa antes de construir, no tienes que generar un contenido de valor que acompañe a una imagen o vídeo y elegir cuidadosamente unos hashtag adecuados. Basta con el conocimiento que sedimentaste en tus años de profesional.

SU ESTRUCTURA

Es técnicamente suave y delicada. Si la cobertura móvil es buena, la calidad de las conversaciones es fluida, lo que potencia su valor como agregador de conocimiento. Acciones como pedir la palabra o silenciar el micro para evitar molestia, es intuitiva y adaptada a las necesidades un uso satisfactorio.

SU SUTILEZA

En Clubhouse no se guardan las conversaciones, las charlas son lo efímeras que las que tenemos en presencial, solo persiste la memoria de lo hablado y el conocimiento adquirido. Y es esa instantaneidad la que la hace diferente y hermosa, esa sensación de «estar vivo y en vivo» lo que te enamora, si gustas de la conversación fluida y del conocimiento aprovechado.

SU VALOR

Así, a primera vista, lo percibo como un compartidor de conocimiento, un espacio poderoso y efímero donde, todos por igual, nos juntamos a conversar, debatir, contrastar o exponer temas de valor para todos los que estamos. Es aquí donde se convierte en una red social especial que, con el tiempo, irá seleccionando a quien verdaderamente perciba su valor.

La app nace en disponibilidad para iOs aunque parece que este próximo mes de marzo llegará a Android, lo que potenciará, sin duda, su desarrollo y crecimiento.

Es una app en la que solo puedes hablar con otras personas, sin vídeo y sin imágenes de apoyo, solo necesitas tu voz y tu mente.

Y ésta se antoja como la especificidad que puede convertirla en un referente para empresas y profesionales, en un espacio donde quien tenga inquietudes por aprender o contrastar impresiones o conocimiento, encontrará un espacio creativo y consultivo.

En definitiva, Clubhouse se perfila como el medio donde el conocimiento es el rey y el contenido ya no es escrito sino hablado.

Donde las conversaciones enriquecen y donde se generan espacios relacionales de interés auténtico, más allá del «postureo» o del tan manido «mira, aquí estoy, con gente guapa».

Clubhouse se perfila como la app de quiénes apreciamos las conversaciones de valor y el enriquecernos del conocimiento de los demás a la vez que aportar nuestro granito de arena en las mismas condiciones.

Y al hilo de ello, os espero cada martes a las 19.30 en «Mentes Inquietas», nuestra sala de Clubhouse donde buscamos contraste y criterio y donde vemos las cosas de forma diferente. Tan solo porque las cosas, ya son diferentes.

Estáis todos invitados !!

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Category: , ,

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *